Observación de Aves en La Pampa

“Para el que mira sin ver, la tierra es tierra nomás.  Nada le dice la pampa, ni el arroyo, ni el sauzal” …” Así decía don Atahualpa Yupanqui, Y algo de razón tenía. Cada vez que escucho o leo ” en La Pampa no hay nada ” pienso que poco conocen la provincia.  O que poco se las han mostrado.

Hace más de 25 años que recorro La Pampa. Y no deja de sorprenderme

Esta provincia posee una gran diversidad de ambientes con todo lo que ello implica.
Bosques de Caldén. Salitrales. Médanos. Lagunas. Pastizales naturales. Monte con especies nativas. Y en cada uno de esos ambientes una gran diversidad de Aves.  Y este es el punto que quiero remarcar.

La Observación de Aves como producto turístico es lo que más ha crecido en el mundo .
Argentina no es ajeno a eso , ya que muchos de esos observadores vienen a nuestro país con sus prismáticos o cámaras de fotos a registrar alguna de las más de 1000 especies de Aves que aquí habitan

Y por casa como andamos ?
Hay Aves en La Pampa?
Claro que sí …y muchas!.

En la provincia de La Pampa encontramos casi el 40% del total de las aves del país. 
Tenemos un potencial producto turístico muy fuerte. Y no lo estamos aprovechando. Ni promocionando.
Basta salir a la ruta para ver las lagunas repletas de Flamencos. O una bandada de Chorlos (que migran desde el Ártico hasta nuestra Pampa) con su vuelo sincronizado.   O los grandes grupos de Cuervillo de cañada con su característico vuelo en V yendo de laguna en laguna.
O el pequeño Tachurí Sietecolores que cuando se deja ver entre los Juncales nos maravilla con su belleza.
O podemos ir al monte y descubrir la gran variedad de Aves que allí conviven. La Calandria con sus mil voces que maravilló a Juan Carlos Bustriazo Ortiz, encontrar a la Tacuarita azul saltando de rama en rama, el Cortarramas, la Bandurrita Chaqueña con su canto inconfundible, el repiqueteo de algún Pájaro Carpintero, quizás el vuelo fugaz de un Cardenal Amarillo, o el hipnótico canto del Caburé.
Y así podría seguir largo rato enumerando las aves y los sitios para ir a observarlas. Están acá nomás.  En nuestras Reservas Urbanas. Nuestras Áreas Protegidas. Nuestro Parque Nacional Lihue Calel.  En nuestras estancias turísticas o en cualquiera de nuestras plazas.

Y lo mejor de todo es que debe ser una de las pocas actividades que podemos hacer sin saber nada.
No se necesita experiencia previa para sumarse a una salida de observación de Aves. Basta con tener ganas de hacer algo distinto. Van a ver a las aves.  Las van a escuchar. Y les va a cambiar la vida

“Noche a noche un pájaro salva al mundo.

Rompe a cantar. Y amanece.

La Diuca no canta porque esté por amanecer.

Canta para que amanezca”.

La Lección de la Diuca.

(Edgar Morisoli)

Foto: Marcelo Dolsan

Autor: Marcelo Dolsan
Fotógrafo de Naturaleza. Observador de Aves.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.