Capítulo 1: Diseño Universal en La Pampa: “Mea Culpa”

El 2021 promete ser un año de cambios, algunos más complejos que otros, pero cambios al fin. Como les he mencionado en columnas anteriores, soy un arquitecto recién recibido e interesado en la propuesta de escenarios urbanos como forma de repensar nuestros pueblos y ciudades pampeanas. Dentro de este marco en diciembre de 2020 publiqué en YALP (Yo Amo La Pampa) una Propuesta de Revitalización Urbana del Parque Recreativo Don Tomas”; resumido brevemente son una serie de intervenciones puntuales
que buscan complementar la diversidad de usos presentes en el complejo. Debo decir, que las críticas de la propuesta relevadas en YALP me dejaron bastante conforme, aunque hubo una en particular que llamo bastante mi atención, cito:

“no me gusta, muchos escalones”

Debo decir que ese comentario, me generó bastante ruido, ya que tuve el placer de ser uno de los partícipes del recordado dispositivo “Cosiendo Igualdades” que fue tan premiado en Perú y en China y según yo, siempre fui consciente de las barreras generadas en nuestros sistemas urbanos. Aclarado esto, debo hacer un mea culpa y un sincericidio absoluto y mencionar que, aunque no lo parezca la variable accesibilidad siempre fue una de las premisas troncales en mi proceso de diseño…aunque como dice el dicho “casa de herrero cuchillo de palo”.

Si bien tomo esta situación con tono de broma, es necesario insistir en el error y destacar que más que una situación puntual, pareciera ser una muestra de escenarios comunes a los que nos tiene acostumbrado el diseño de nuestras ciudades. Diseñar o construir sin tener en cuenta la variable de uso y añadir a último momento una rampa no es la solución al problema de la accesibilidad. El diseño debe estar al servicio de todas las personas y servir en cada etapa de la vida independiente de su estatura, edad, forma de comunicarse o de desplazarse.

La responsabilidad de los arquitectos es fundamental para proyectarse a futuro con ciudades, espacios y entornos que sean de verdad útiles a quienes los habitan logrando una reciprocidad real entre “usabilidad” y el arte o diseño…

Tano Benvenuto

¿Somos capaces de ponernos en los zapatos del otro?

El concepto de diseño universal surge del diseño sin barreras, del diseño accesible y de la tecnología de apoyo. A diferencia de estos conceptos, el diseño universal alcanza todos los aspectos de la accesibilidad y se dirige a todas las personas. Desde el primer momento se apunta a la resolución del problema con una visión holista, partiendo de la idea de la diversidad humana. Como mencioné anteriormente, dentro de este concepto se engloban algunas concepciones o características propias, dentro de ellas podríamos enumerar:

  • Igualdad de uso: El diseño debe ser fácil y adecuado a todo el mundo y todas las personas deben poder utilizarlo de igual forma o, como mínimo, de forma equivalente; a su vez debe evitar segregar o estigmatizar a cualquier usuario.
  • Flexibilidad: Se debe adaptar a diferentes preferencias y maneras de utilizarlo, a su vez debe
  • ofrecer posibilidades de elección en las formas de uso; a su vez debe adaptarse al paso o ritmo del usuario.
  • Simpleza: Debe ser de fácil comprensión por todo el mundo independientemente de la experiencia, conocimientos o nivel de concentración (debe eliminarse la complejidad innecesaria).
  • Poco esfuerzo físico: El diseño debe minimizar las acciones repetitivas de esa forma disminuir el esfuerzo físico continuado, a su vez permitir que se utilicen de manera razonable las fuerzas necesarias para operar.
  • Dimensiones adecuadas: Las medidas y espacios deben ser apropiados para ser utilizados por cualquier usuario independientemente de su edad, medida, posición o movilidad. Debe proporcionar el espacio necesario para el uso de ayudas técnicas o de asistencia personal.

Sin duda alguna, este es un llamado de atención, aunque no el único, ni el último. Este es el primer capítulo de una serie de artículos encargados de generar conciencia y proponer un cambio de enfoque en la forma de percibir nuestras ciudades. De mas esta decir que son muchos los aspectos a los que se pueden referir sobre el tema arquitectura y no podemos englobarlos en un solo artículo.

Si sos diseñador te propongo un ejercicio, imagínate sentarse sobre ruedas y circular virtualmente por el proyecto en mente; habrán logrado un buen proyecto cuando nadie note que existe “algo especial”, sino cuando todos los usuarios puedan usar y desplazarse sin problemas por el entorno, es lo que conocemos por “accesibilidad desapercibida”.

Tano Benvenuto – Arquitecto
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.